PerúPerú
Detalle
ISBN 978-612-48958-0-7

Historia de la fundación del nuevo pueblo de San Fernando de Socabaya

Autor:Zamácola y Jáuregui, Don Juan Domingo
Editorial:Municipalidad Distrital de Socabaya
Materia:Historia de Perú
Público objetivo:General
Publicado:2022-06-24
Número de edición:1
Número de páginas:165
Tamaño:20x14cm.
Encuadernación:Libro en otro formato
Soporte:Impreso
Idioma:Español

Reseña

El próximo año se cumplen doscientos años de la muerte de don Juan Domingo de Ízaga Zamácola y Ocerín Jáuregui, un hijo de Vizcaya que, en 1772, llegó a Arequipa sin saber que ya nunca se iría.
A Juan Domingo de Zamácola se le recuerda mucho por sugran obra a cargo del curato de Cayma, donde reedificó la iglesia destruida por el terremoto de 1784, construyó el cementerio de Carmen Alto y fundó una escuela para niños. Menos conocida es su relación con Socabaya y, sin embargo, para este noble sacerdote, este pueblo le era muy querido, pues se hizo cargo de la construcción de su iglesia, dio trazo a la plaza, delineo sus calles principales y, le dedicó a Socabaya, un libro sobre su fundación. Zamácola gustaba de escribir. Hasta nosotros han llegado
varias publicaciones como, la Relación puntual y verídica de los estragos que causó en la muy noble y leal ciudad de Arequipa: el espantoso terremoto acaecido el día 13 de mayo de 1784; Vida de Monseñor
Manuel Abad Illana, obispo de Arequipa, 1793; y la más conocida,
Apuntes para la historia de Arequipa. Pero hay otras obras que dejó
inéditas como el Derrotero de Buenos Aires hasta Arequipa, con no-
ticias de cuanto rato y particular se halle en las ciudades, pueblos y
caminos del tránsito; la Crónica de la revolución de Túpac Amaru,
sucesos acaecidos en las Provincias del Perú desde 1780 hasta 1789 y, también la Historia de la fundación del nuevo pueblo de San Fernan-
do de Socabaya, con cuyo motivo se hace una ligera descripción de
la ciudad de Arequipa y se refieren algunas antigüedades.
Estos libros han llegado hasta nuestra época gracias a la muy meritoria labor del Padre Víctor M. Barriga, de la orden mercedaria, nacido el 19 de setiembre de 1891 en Huasacache, en ese entonces parte del distrito de Socabaya.
El padre Barriga, en 1954 publicó el libro que hoy les ofrecemos, el cual ha sido transcrito literalmente con su prólogo y sus notas. No nos hemos permitido añadir ni quitar una letra y esto porque no pretendemos corregir a ninguno de estos dos grandes benefactores de Arequipa. No obstante, la presente es una reimpresión elaborada con mucho esmero, en homenaje a ellos y también en homenaje al pueblo de Socabaya, que comparte tantos vínculos con el cura vizcaíno y el sacerdote mercedario.
La historia que pincela Zamácola en su libro testifica el proceso de poblamiento que ha tenido este paraje en tiempos de la colonia, asimismo, expone que los terremotos y las pestes ocurridas en los siglos XVI y XVII han diezmado considerablemente a los primeros colonizadores de este pueblo, pero más ha podido —nos dice Zamácola en el libro— el coraje y la fuerza de sus primeros habitantes para cimentar la construcción del actual pueblo de Socabaya y su iglesia.
Es menester nombrar someramente a quienes han personificado la decisión de formar el curato de Socabaya y con él, la fundación del pueblo. Se relata que en el año 1776, el ilustrísimo Sr. Dr. D. Manuel Abad y Llana gestionó y tomó la gran decisión de proponer la conformación de los curatos de Uchumayo, Tio y Socabaya. Con la anuencia de la alta jerarquía eclesiástica, en 1778 el Ilustrísimo Señor Abad puso las piedras fundacionales para la construcción de la Iglesia de Socabaya. Este intento de construcción de la iglesia tuvo muchos tropiezos, pues la obra quedo paralizada y en su ayuda tuvo que acudir un religioso sacerdote llamado Fr. Juan Sangüenza, acompañado del indio Felipe Santos —de oficio cordonero—. Ambos prebendados solo por su devoción a María, la Virgen Santísima, recorrieron el pueblo rercabando limosnas hasta que el Obispo de Arequipa, con fecha 27 de enero de 1794, le encargó al licenciado Juan Domingo Zamácola y Jáure-
gui, cura de Cayma, la dirección de la obra. Un año y cuatro meses duró la construcción y, a pesar de los muchos inconvenientes, finalmente se pudo inaugurar un 25 de mayo de 1795. Los pormenores de su periplo se pueden descubrir en este libro.
Como información vinculada a la fecha histórica anterior, aprovecho la oportunidad para poner en conocimiento que, como un justo homenaje a la fundación histórica de este pueblo y con el fin de resaltar la devoción que el pueblo de Socabaya le profesa a su patrona la Virgen de los Remedios, la Municipalidad de Socabaya —que me honro en representar—, en coordinación con los comités de festejos de los pueblos tradicionales, gestionó ante el Ministerio de Cultura, la declaratoria de la Festividad de la Virgen de los Remedios como Patrimonio Cultural de la Nación.
Para satisfacción y gloria del pueblo de Socabaya, dicha gestión ha tenido efecto y ha culminado con un resultado positivo: esta honrosa distinción ha sido concedida mediante Resolución Viceministerial N° 000102-2022 / de fecha 22 de abril de 2022, por lo que se declara «Patrimonio Cultural de la Nación a la Festividad de la Virgen de los Remedios de Socabaya, del distrito de Socabaya, provincia y departamento de Arequipa», coincidentemente, doscientos veintisiete años después de su inauguración.
Con motivo de este nuevo aniversario de Socabaya, es para mi un honor, queridos conciudadanos, entregarles esta obra, para que todos los habitantes de nuestro amado distrito conozcan algo más de su rica historia y, también —porque así lo quiso Zamácola— de la historia de Arequipa.

Contáctenos:

Av. De la Poesía 160 - San Borja / Tel. 5136900 - Anexo (7136 - 7135)